Lavavajillas y lavadoras Miele: probablemente los mejores aparatos de lavado del mundo.

La marca de electrodomésticos de lujo Miele cuanta entre su catálogo con unos aparatos de lavado excepcionales.

Todos los aparatos de Miele están concebidos para tener una vida útil de 20 años. Pocos fabricantes de electrodomésticos pueden decir esto. Cada pieza del aparato está elegida para tener esa durabilidad, además se ha tenido en cuenta el desgaste que por un uso normal o con un uso no del todo correcto pueda sufrir cada pieza.

Los lavavajillas y lavadoras Miele no son una excepción en la gama de productos de la marca y así están diseñados para tener una vida útil de 20 años. En cambio, las lavadoras y lavavajillas de la mayoría de las marcas están pensadas para tener una vida útil de entre 6 y 10 años. Apenas ninguna marca supera los 10 años de vida útil. La diferencia, como vemos, es enorme.

En cuanto a las características técnicas, las lavadoras y secadoras de Miele tienen una peculiaridad única y es la forma del tambor Softtronic patentada. Este tambor en forma de nido de abeja facilita la creación de una fina capa de agua entre el tambor y la ropa durante el lavado, evitando el roce de la ropa con el tambor. Además los pequeños agujeros del tambor evitan que se puedan perder piezas pequeñas y atascar el desagüe o quedar sueltas en la lavadora pudiendo dañarla. Estos agujeros de entrada de agua y desagüe son más pequeños que los de la mayoría de las lavadoras del mercado evitando que los hilos de la ropa puedan engancharse y mejorando con ello la durabilidad de la ropa. Con este tipo de tambor podemos notar que la ropa dura más tiempo y que se desgasta menos. No en vano el 60% del desgaste que sufre la ropa podemos atribuirlo a los lavados y sólo el 40% se atribuye al uso. Por ello, con las lavadoras Miele notamos que nuestra ropa está mejor cuidada.

Los lavavajillas, por su parte cuentan con tres brazos aspersores, cuando la mayoría de lavavajillas del mercado cuentan con sólo dos brazos. Los lavavajillas Miele fueron los pioneros en incluir la bandeja portacubiertos en la parte superior del lavavajillas. Esta bandeja la han sacado ahora otros fabricantes de electrodomésticos, una vez que se le acabó la patente a Miele. Sin embargo, esta bandeja sigue siendo única en el mercado desde el punto de vista de flexibilidad ya que esta bandeja se puede adaptar al tamaño de las piezas que se quieran lavar en cada lavado. Además, esta bandeja cuenta con un brazo aspersor en exclusiva para ella en la parte superior. Estos lavavajillas cuentan con sensores de turbiedad del agua y sensores de partículas en suspensión que determinan la cantidad de agua requerida para cada lavado y en cada momento del proceso, ahorrando en agua y ciclo de lavado. Son lavavajillas inteligentes que permiten ahorrar agua y electricidad en cada lavado. Sólo en el ahorro de estos dos elementos podemos amortizar la diferencia de precio con respecto a otros fabricantes generalistas en poco tiempo, sin contar con la diferencia de durabilidad de estos lavavajillas respecto a lavavajillas de marcas más genéricas. Además el hecho de no someter a la vajilla a excesos de tiempo de lavados permite una mayor durabilidad de esta. Otra ventaja de los lavavajillas de Miele es que ninguna pieza puede acabar sucia gracias a sus sistemas y sensores.

 

Sobre el autor

decorador

Más artículos por decorador

 

0 Comentarios

Puede ser el primero en dejar su comentario.

Deje un comentario